Especialistas en el Tratamiento del Sobrepeso y la Obesidad

Blog

blog

¿Por qué no adelgazo? ¿Se trata solo de hacer dieta?

¿Por qué no adelgazo? ¿Se trata solo de hacer dieta?

La obesidad es una enfermedad compleja. Intervienen en ella numerosos factores que a menudo hacen difícil y extremadamente complicado que una persona por sí misma, sin la ayuda de profesionales médicos y técnicas específicas,  pueda conseguir vencer el problema de los “kilos de más”.

Con el sobrepeso, ocurre algo similar. Muchas personas intentan perder peso y a menudo lo consiguen….. sin embargo, en una gran mayoría de casos, al cabo de un tiempo vuelven a recuperar el peso. Es lo que se conoce como el efecto “yo-yo”.

Y es que para tratar un problema de sobrepeso u obesidad no basta con hacer dieta. Mejor dicho…..no se trata de hacer dieta, sino de cambiar por completo unos hábitos alimenticios y de estilo de vida que propician la tendencia a acumular kilos.

Por ejemplo, hay una serie de hábitos alimenticios que han demostrado estar directamente relacionados con la ganancia de peso:

1.-Dietas desequilibradas: se ha comprobado que las personas que desarrollan problemas con su peso, no tienen una dieta equilibrada. Esto quiere decir que no suelen consumir frutas o verduras de una manera adecuada y que la ingesta de carbohidratos y grasas saturadas, además de azúcares  hacen que desarrollen mayor acumulación de grasa.

2.-Bajo consumo de agua: otro de los malos hábitos que dificulta la pérdida de peso, es sin lugar a dudas, el consumir poca agua e infusiones, pero sí en cambio mantener una ingesta muy alta de bebidas azucaradas y sodas.

3.-El no realizar las cinco comidas al día es otro de los hábitos alimenticios que predispone al sobrepeso. El repartir las ingestas diarias en Desayuno- Tentempié a media mañana-Almuerzo-Merienda y Cena es una de las mejores formas de evitar llegar a la comida siguiente con demasiada sensación de hambre y ansiedad, algo que llevará a comer más de la cuenta. Otro de los hábitos alimenticios que predisponen al sobrepeso es el no desayunar bien. Pasar horas en ayunas, hace que después tengamos mayor tendencia a comer alimentos con alto contenido en grasas.

4.- Reparto gradual de las cantidades: No solo se trata de comer cinco veces al día sino de mantener el famoso dicho de “desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo”. La mayoría de personas con sobrepeso tienden a ir aumentando la ingesta de calorías conforme avanza el día, algo que sin duda no es recomendable y predispone a la obesidad.

5.- Además del qué comemos, si se desea tratar un problema de sobrepeso también debemos corregir hábitos relacionados con la forma de comer.

Por ejemplo, se ha demostrado que el comer viendo la tele, mirando el móvil, leyendo un periódico, etc… predispone a la obesidad. Al estar distraídos no prestamos atención a lo que estamos comiendo y esto lleva a ingerir mayores cantidades de comida de las necesarias. Según un estudio (1) realizado entre familias que comían con o sin tv, los que lo hacían sin, tenían un 37% menos de probabilidades de tener sobrepeso que aquellos que siempre veían TV.

Otro ejemplo sería la importancia de la masticación.  Cuanto mejor masticamos, menos comemos y es que el cerebro tarda 20 minutos en enviarle al estómago las señales de saciedad y durante este tiempo quienes comen de forma rápida y sin masticar bien, tienen tendencia a consumir mayores cantidades de comida.

6.-Poca o nula actividad física: dentro de malos hábitos en la alimentación, es importante mencionar la poca actividad física, puesto que al no quemar las calorías, estas se almacenan en nuestro cuerpo, causando el sobrepeso. Caminar, o realizar cualquier otra actividad por 20 minutos marca una alta diferencia.

Estos son sólo algunos ejemplos pero hay muchos otros factores de nuestro día a día que influyen en nuestro problema de sobrepeso y no siempre tienen que ver de forma exclusiva con lo qué comemos.

¿Cómo cambiar estos hábitos?

Con la ayuda de especialistas y de técnicas como el Balón Intragástrico o el Método Apollo diseñadas para

1.- Facilitar una sensación de saciedad al paciente que le ayude a sentirse satisfecho con menores cantidades de comida

2.-A partir de ahí, el trabajo del equipo médico es explicar y ayudar al paciente a interiorizar unos nuevos hábitos alimenticios

3.-Con la pérdida de peso conseguida con cualquiera de estas técnicas y partiendo del hecho de que el paciente se siente mucho más motivado cuando ve cómo empieza a adelgazar, es importante instaurar nuevos hábitos de estilo de vida que hagan huir al paciente del sedentarismo.

Es por ello que hoy en día las técnicas endoscópicas (que no requieren cirugía) como el Balón Intragástrico o el Método Apollo se han convertido en las favoritas de profesionales y pacientes que desean acabar con un problema de sobrepeso de forma efectiva y de bajo riesgo.

 

Para más información sobre cómo podemos ayudarte a adelgazar, no dudes en contactar con nuestro equipo médico.

(1).- Según un estudio de Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (Rachel Tumin, y Sarah Anderson).

Escribir un comentario